MARIANO

Dibujar, dibujar, dibujar... siempre lo hice y sigo haciéndolo! Dibujo mi vida, mi día a día, mi comida, mis calles, mi ciudad, mi familia, mis amigos, mi cerveza, mi vino, mis viajes, mis libros, mis museos... como otros hacen fotos con el móvil. Y lo hago, quizá, para obligarme a parar y aprender de lo que veo. Comprar un dibujo mío es comprar un trocito de mi vida...

 

Ahora estoy aprendiendo de mis dibujos, convirtiéndolos en pequeñas esculturas de alambre, con cierta fragilidad, con algo de movimiento... y me gusta!

 

Pero poco a poco esta parte artística va contaminando todo y sigo dibujando sobre muebles, sobre paredes... y no sé a dónde me llevará!!!